Tel: 98 534 20 32 -

Así nacieron las primeras gafas

Así nacieron las primeras gafas

Ante las enfermedades, el mejor tratamiento es siempre la prevención. Por ello en nuestras clínicas, trabajamos ayudando a nuestros pacientes mediante consejos y cuidados para la prevención del glaucoma en Asturias. Es una de las enfermedades más graves que podemos sufrir en nuestros ojos y, lamentablemente, sufrir glaucoma lleva aparejado la pérdida de la visión. Existen personas que tienen mayor predisposición a padecer esta enfermedad, pero nadie está libre de ella. Es importante seguir siempre los tratamientos que nos da nuestro médico. Si tienes que llevar gafas, llévalas. Porque llevar gafas ayuda a nuestros ojos a no forzar la vista y, con ello, a prevenir males mayores.

Trabajamos en la prevención del glaucoma en Asturias. Pero también nos gusta dar a nuestros pacientes información valiosa sobre todo lo relacionado con los ojos y con la visión. ¿Te has preguntado alguna vez cómo surgieron las primeras gafas? La mayoría de nosotros llevamos o hemos llevado gafas. Incluso Clark Kent, el mítico Superman, tiene las suyas. La historia de las gafas es curiosa. Imagínate lo triste que es no poder ver. Gracias a este maravilloso accesorio, podemos recuperar nuestra capacidad visual. Fue en la Edad Media cuando se crearon los primeros lentes.

Supuso en su momento toda una revolución, no sólo porque mejoró la calidad de vida de las personas, sino también alargó su periodo laboral, pues las personas al llegar a cierta edad que iban perdiendo agudeza visual ya no podían trabajar. Con las gafas, aquel problema quedaba resuelto.

El inventor de las gafas prefirió quedar en el anonimato. Y hoy todavía no sabemos su nombre. Los primeros lentes había que sujetarlos con la mano. No fue hasta el año 1700 que el inglés Edward Scarlett tuvo la ocurrencia de ponerle unos palitos a cada lado.
Si quieres saber más sobre gafas y sobre tus ojos, visítanos en Conde Seoane, R.