Cuando el médico te dice que tienes que someterte a una operación de glaucoma, la reacción lógica es la incertidumbre. Hoy en día, con las nuevas tecnologías para el tratamiento de glaucoma en Asturias, esto te resultará más sencillo y menos doloroso. En este breve artículo te vamos a contar en qué consiste.

Este procedimiento se realiza cuando el tratamiento y el paso por el quirófano no reducen la presión. Consiste en un pequeño corte en la zona blanquecina del ojo, conocida como esclerótica, que va a permitir que el líquido salga fuera del ojo y así disminuya dicha presión. Esto va a prevenir o reducir los daños en el nervio óptico.

No sentirás ningún tipo de dolor, ya que se hace con anestesia local y medicamentos relajantes. Con esto, desde las clínicas para el tratamiento de glaucoma en Asturias, conseguirán que te sientas relajado y somnoliento, proporcionándote así una mayor calma.

Este procedimiento no requiere que pases la noche en el hospital. El oftalmólogo te citará para controlarte la tensión ocular unos días después y poder ver que todo está bajo control. Las curas que tendrás que realizar no son muchas; van a consistir en una pomada cicatrizante y unas gotas sedantes que el facultativo te indicará cómo debes administrar. Podrás hacer una vida normal, eso sí, sin mojar el ojo durante al menos una semana y sin forzarlo demasiado a la hora de ver la televisión, de leer o de conducir.

El ojo va a estar rojo e irritado durante unos días y también vas a sentir un aumento del lagrimeo. Hasta seis semanas después notarás un cambio en la visión. Es normal, no te asustes. Después de este tiempo, volverás a recuperar la misma visión.

No te preocupes, desde clínica Conde Seoane, R. vamos a ayudarte y asesorarte en todo lo que tu necesites. Pide tu cita, te esperamos.